- Turismo cultural

Secretos del sombrero pintao panameño

La rica cultura popular de Panamá ofrece una particular forma de expresión a través del tradicional sombrero pintao, una joya de la artesanía local que, dependiendo de cómo se lleve, puede transmitir el talante de una persona

El sombrero pintao panameño está elaborado completamente a mano con fibras y tintas naturales, tiene una copa de forma redondeada, alas no muy anchas y puede ser utilizado, tanto por hombres como por mujeres, en cualquier ocasión: desde una gala especial hasta en el día a día para protegerse del abrasador sol que baña todo el año a este país.

“La forma de llevar el sombrero pintao tiene un significado dependiendo de la región, aunque algunas formas se entienden por igual en todo el país”, explica el maestro Reinaldo Quiróz, uno de los artesanos más versados en la confección de este accesorio, en una entrevista con Efe en su casa en la pequeña localidad de La Pintada, considerada como la cuna del sombrero pintao y ubicada en la central provincia panameña de Coclé.

LLEVARLO “A LA PEDRÁ” ES SIGNO DE ÉXITO Y TRIUNFO

“Por ejemplo, en la región de Azuero, si un hombre lleva el sombrero con el doblez del ala en la parte posterior quiere decir que es soltero y está buscando novia, pero si, por el contrario, el doblez lo lleva en parte frontal, entonces lo que está buscando es pelea“, precisa el artesano, con más de 35 años de experiencia.

El maestro Reinaldo Quiróz luciendo uno de sus sombreros panameños

El maestro Reinaldo Quiróz luciendo uno de sus sombreros panameños. EFE

En casi todo el país se entiende que si el doblez está en la parte frontal y también en la posterior, el sombrero pintao se lleva “a la pedrá”, lo que significa que quien lo porta es una persona exitosa y triunfadora.

“A la pedrá” lo lleva el hombre cuando usa el vestido típico: pantalones negros, camisa blanca con cuello chino y mangas largas, y baila con una “empollerada”, como se llama a la mujer que usa la “pollera”, el traje tradicional femenino.

Pero llevar el sombrero pintao bajo, pero con ambos dobleces en las alas frontal y posterior, también puede significar que el hombre quiere “ron y mujeres”, y si se usa de medio lado, “se dice que el hombre ya está bien tomado, es mentiroso y mujeriego”, dice, entre risas, Quiroz.

Si se usa con el ala delantera doblada y el sombrero echado atrás se dice que es una persona sencilla, tranquila y amigable. Así lo utilizan los trabajadores, porque facilita la acción de secarse el sudor de la frente.

Lo cierto es que llevar el sombrero es una tradición muy arraigada en Panamá, especialmente en el interior del país, y cuando un hombre que lo ha usado muere, sus familiares compran uno nuevo para enterrarlo con él mientras que el que siempre usó se guarda en señal de respeto, relata Quiroz, rodeado de varias decenas de esos elaborados accesorios confeccionados por él y su equipo, compuesto por unos 30 colaboradores.

Colección de sombreros pintaos elaborados por el maestro Reinaldo Quiroz

Colección de sombreros pintaos elaborados por el maestro Reinaldo Quiroz. EFE

No hay que confundir al sombrero pintao con el llamado Sombrero Panamá, que pese a ese nombre es oriundo de Ecuador, aunque se hizo famoso en el país centroamericano a finales del siglo XIX, puesto que fue importado masivamente para que lo usaran los obreros de la construcción del Canal de Panamá, según la versión más aceptada.

Pero el Sombrero Panamá, aunque creado en Ecuador, “también forma parte de la historia panameña porque nos dicen, nos cuentan nuestros abuelos, que cuando se comercializó acá fue tanta la demanda que el Gobierno de aquella época, finales del siglo XIX, decidió traer unos maestros sombrereros de Ecuador que establecieron las primeras escuelas aquí en Panamá, precisamente en La Pintada y también en Penonomé”.

UN ARTE A CARGO DE GENTE SENCILLA

Durante mucho tiempo era requisito que cada maestro que enseñara en la escuela pública debía saber hacer el Sombrero Panamá, que es el ecuatoriano, pero se perdió con el tiempo y prevaleció la técnica del sombrero pintao, el auténtico de Panamá, añadió el artesano.

“Hasta hace unos 40 años todavía en las escuelas se enseñaba obligatoriamente el tejido del sombrero pintao”, afirma Quiroz.

El Gobierno del presidente panameño Ricardo Martinelli aprobó en 2011 la instauración del 19 de octubre como el Día del Sombrero Pintao, mientras que en La Pintada se celebra cada año, hacia esa fecha, un festival para exhibir el accesorio.

Hacer un sombrero pintao es todo un arte a cargo de gente sencilla, del pueblo, que aplican técnicas transmitidas de generación en generación. No existe una industria como tal, sino que se trata de artesanos que trabajan en su casa, combinando esa labor con otras como el trabajo en el campo.

Quiroz explica a Efe que el nacimiento del sombrero pintao “se remonta a hace más de 200 años. Los tejidos son tradicionales indígenas, pero tiene mucha influencia española, al igual que todos los sombreros en Latinoamérica, porque los diseños y la forma de los sombreros vinieron de España”.

En un ejemplar típico se pueden encontrar varias técnicas de tejido, y su costo depende de la complejidad de las mismas: un sombrero pintao que tenga 22 vueltas, uno de los más elaborados, puede costar más de 700 dólares y su confección tardar hasta seis semanas, mientras que los más sencillos se vende en 30 dólares o menos.

La Autoridad de Turismo de Panamá(ATP) afirma que el sombrero pintao “forma parte esencial” de la cultura nacional panameña, y “las generaciones actuales deben realizar los esfuerzos necesarios para preservar esta tradición”.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Turismo cultural

Deja un comentario

http://www.efe.com/efe/noticias/america/2
Turismo TV La compañía española Pullmantur se ha consolidado como líder del mercado de cruceros. EFE
Ver video

Pulmantur aumenta su capacidad y se lanza a la conquista de Latinoamérica duración: 1:24

Ver más videos

Nube de etiquetas