PUEBLOS MEDIEVALES

Pueblos para viajar a la Edad Media

Arrancar el coche y visitar algunos de estos diez rincones españoles implica mucho más que descubrir castillos, calles empedradas que desprenden olor a chimenea o núcleos amurallados. Implica poner rumbo a la Edad Media y dejarse seducir por pueblos cuyo pasado medieval les otorga una identidad única.

  • Albarracín (Teruel). Foto. Iakov Filimonov / Shutterstock

  • Tossa de Mar (Girona). Foto. Funkyfrogstock / Shutterstock

    Tossa de Mar (Girona). Foto. Funkyfrogstock / Shutterstock

  • Frías (Burgos). Foto. Vector99 / Shutterstock

    Frías (Burgos). Foto. Vector99 / Shutterstock

  • Buitrago de Lozoya (Madrid). Foto. ags1973 / Shutterstock

    Buitrago de Lozoya (Madrid). Foto. ags1973 / Shutterstock

  • Olvera (Cádiz). Foto. Jose Ignacio Soto / Shutterstock

    Olvera (Cádiz). Foto. Jose Ignacio Soto / Shutterstock

Tossa de Mar (Girona). Foto. Funkyfrogstock / ShutterstockFrías (Burgos). Foto. Vector99 / ShutterstockBuitrago de Lozoya (Madrid). Foto. ags1973 / ShutterstockOlvera (Cádiz). Foto. Jose Ignacio Soto / Shutterstock

Calles estrechas, murallas, iglesias, castillos… vestigios de otra época que se funden con tradiciones y leyendas medievales y que convierten algunos pueblos de nuestra geografía en joyas arquitectónicas dignas de visita. De la mano de Escapadarural.com nos adentramos en ellas.

Tossa de Mar -Girona-

En la costa de Girona, a medio camino entre Barcelona y la frontera francesa, descubrimos Tossa de Mar, “el único ejemplo de poblado medieval fortificado que aún pervive en el litoral catalán”, según apunta el portal especializado.

Su belleza y su gran bagaje histórico le han valido para ser uno de los destinos de visita obligada de la Costa Brava. El paseo por este rincón español, que se presenta como un hermoso museo al aire libre, comienza en su Vila Vella (‘villa vieja’), catalogada como monumento histórico-artístico nacional, que conserva casi todo el perímetro amurallado -construido entre los siglos XII y XIV para defender a la población local de las incursiones piratas-. En la muralla se alzan tres grandes torres cilíndricas de defensa y, desde lo alto de estas atalayas, una hermosa panorámica de la bahía.

La localidad congrega además estrechas callejuelas, playas, acantilados, pinares, arte, gastronomía y propuestas de ocio a orillas del mar Mediterráneo que rematan la atractiva oferta de esta villa medieval.

Buitrago del Lozoya -Madrid-

Muy cerca de la capital, en la Sierra Norte de Madrid, a una altitud de 974 metros sobre el nivel del mar, está Buitrago del Lozoya. Este destino, con una extensión de 27 kilómetros cuadrados, conquista al turista con una villa que evoca a otros tiempos.

Fue declarada Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural gracias a su espectacular recinto amurallado de origen árabe que rodea el casco histórico, “el mejor conservado de la Comunidad de Madrid”, según Turismo de Madrid.

Su patrimonio también incluye el castillo, que data del siglo XIV y fue residencia del Marqués de Santillana y su familia. Su construcción en ladrillo y mampostería propia de la arquitectura mudéjar y sus siete torres fortificadas, trasladan al visitante a la época feudal y le convierte en dueño y señor por un día. Por cierto, este castillo sirve de escenario, cada verano, del Festival Marqués de Santillana de música clásica y antigua.

Su patrimonio también incluye la iglesia de Santa María del Castillo, que data del siglo XIV y fusiona estilos gótico y mudéjar; el museo Picasso, con cerca de 60 obras del pintor o el Puente Viejo, antiguo paso sobre el río Lozoya, entre otros atractivos.

Buitrago de Lozoya, Madrid. Foto. EFE/Juana Benet

Buitrago de Lozoya, Madrid. Foto. EFE/Juana Benet

Albarracín -Teruel-

Al aterrizar en el municipio medieval de Albarracín, en Teruel, declarado Monumento Nacional en 1961, observamos un escenario trazado por estrechas callejuelas, pasadizos y muros empedrados que roban la atención de cualquiera que pase por aquí.

Cuenta con un cinturón amurallado que data del siglo X y un imponente castillo levantado sobre un peñasco, todo ello envuelto por la naturaleza de la Sierra de Albarracín.

Entre sus abundantes monumentos recomendamos descubrir la catedral, originaria del siglo XI; la Iglesia de Santa María; el Palacio Episcopal; la casa inclinada de la Julianeta o la torre de Doña Blanca, entre otros.

Además, el pueblo invita a practicar la pesca en el río Guadalaviar, uno de los ríos trucheros de España, a pasear por los recorridos señalizados de senderismo y rutas de bicicleta de montaña, o a disfrutar de actividades como barranquismo, escalada, tiro con arco o paseos a caballo.

Vista Albarracín (Teruel). Foto. José Colas.

Vista Albarracín (Teruel). Foto. José Colas. 

Frías -Burgos-

Nos detenemos ahora en Frías (Burgos), un pequeño pueblo con una superficie de 32 kilómetros cuadrados que presume, desde todos los rincones, de un estilo medieval que debe su origen a Alfonso VIII quien, a comienzos del siglo XII, lo erigió sobre la roca con el fin de protegerlo y repoblarlo.

Ofrece al visitante atractivos como el Castillo de Frías y la Iglesia de San Vicente, que presiden el Conjunto Histórico Artístico. En torno a estas edificaciones, y salvando la pendiente del cortado rocoso, se apiña las casas, organizadas en estrechas y empinadas calles por las que pasear y agrupadas en forma de Casas Colgadas.

También destaca el Puente Medieval -que data de 1.181-, y su torre construida en 1.396 para cobrar el pontazgo como impuesto. Y esperan además al turista la Iglesia, el Humilladero y el Puente Romano, que se encuentran en el barrio de Tobera, donde además se encuentra el Paseo del Molinar, con sus sucesivos saltos de agua. Y tras un intenso día turístico, ¿por qué no degustar un asado en algunos de los establecimientos con vistas a al castillo y al Parque Natural Montes Obarenes?.

Puente medieval de Frías (Burgos). Foto. Cedida por el Ayto. de Frías.

Puente medieval de Frías (Burgos). Foto. Cedida por el Ayto. de Frías.

Olvera -Cádiz-

En la provincia de Cádiz encontramos otro de esos destinos de aire medieval: Olvera. Aquí, una jornada turística no puede entenderse si visitar su casco urbano declarado Conjunto Histórico-Artístico, repleto de pequeñas plazas y fachadas señoriales. También es de visita obligada el castillo árabe, levantado en el siglo XII con muros y torreones en buen estado de conservación, y la iglesia neoclásica -del siglo XVIII-, ambos monumentos dominando las pequeñas calles de trazado irregular que homenajean su raíz islámica.

Este destino también propone una visita al museo ‘La Frontera y los Castillos’, un espacio inaugurado en 1999 y dedicado a mostrar las frontera como espacio de guerra, con recreaciones, módulos interpretativos y reproducciones que describen los elementos más característicos de estas construcciones.

Para satisfacer el paladar, sugerimos saborear especialidades como el aceite de oliva -extraído directamente de sus tierras-, tortas de masa mojadas en miel, patatas zapateras, pajarilla a la plancha, sopa de tomate o solomillo relleno.

Publicado en: Sin categoría

Turismo TV La compañía española Pullmantur se ha consolidado como líder del mercado de cruceros. EFE
Ver video

Pulmantur aumenta su capacidad y se lanza a la conquista de Latinoamérica duración: 1:24

Ver más videos

Lo más en EFEtur

Nube de etiquetas

Buscar

Nuestros sitios

Nuesttros sitiosbanner_EFE_verde300x125banner_EFE-Salud300x125